"Tango Feroz, la leyenda de Tanguito" (película, 1993)

Tanguito y Mariana"Tango Feroz, la leyenda de Tanguito". Una película que llevaba mucho tiempo esperando poder ver y que al fin puedo poner junto al resto de las muescas de las que antes fueron pendientes y ahora son sólo revisables. Fundamentalmente tenía interés porque ya había visto algunas películas de Marcelo Piñeyro que me habían gustado mucho y esta por añadidura sabía que trataba sobre la vida de un rockero en la Argentina de finales de los sesenta.
Una de las ideas fundamentales de la película quizás sea lo que mas me gusta. La actitud de Tango de búsqueda de verdad y libertad a costa de rechazar traicionarse a cualquier precio. Verdad y libertad, esas “grandes palabras” usadas y mal usadas tantas veces y que sin embargo son necesidades fundamentales del ser humano. Tango dice que no sabía hacer nada bien salvo tocar, pero quizás eso fuese suficiente. Cuando se tiene un objetivo no se necesita ir a otros sitios. Aquí no hay medias tintas para Tango, o se reniega de todo lo renegable o se cae en la traición. Cuando Rosito decide asociarse, su socio sólo piensa en ganar dinero y beneficiar secundariamente a Tango. Después de que este fue despreciado por Tango confiesa a solas con Rosito que “siempre lo hace sentirse como un hijo de puta”. El compromiso de Tango hace también ver a los demás sus miserias antes escondidas por el dinero, la comodidad,.. o cualquier otra traición.
Otra cosa que me ha gustado mucho es la música del propio Tango. Un rock no muy distante al blues. De la misma forma que los Rolling Stones llevaron una evolución del blues hasta transformarlo en un rock de “blancos” pero manteniendo las raíces en el propio blues, Tango sigue un camino parecido. Seguramente por algo sea también muy popular en la Argentina los Rolling Stones, que es uno de los grupos extranjeros que tienen mayor influencia en esa escena musical. En “Me gusta ese tajo” quizás es donde sea más evidente, aunque “Tango feroz” y otras dejan también estas huellas. Se pueden escuchar unas muestras de la banda sonora de la película pinchando en este acceso a la web de Música argentina. Tanguito con el prisionero
Finalmente lo tercero que más me ha gustado es el personaje que hace Imanol Arias. Ángel, el prisionero que encuentra Tango en la cárcel con este nombre tan simbólico. Ángel representa el descenso a las alcantarillas y a las miserias del ser humano, en este caso de Tango. Afrontar directamente las miserias humanas pero también poder liberarse al hacerlo.Tanguito dejando manicomio Con él Tango confiesa que nunca ha tenido padre, que se subía a los trenes y lo buscaba. Él es un perdedor al igual que Ángel que desde que nació no ha tenido otro camino que el que lo ha llevado a la cárcel. Cuando Ángel se suicida explicando póstumamente que “[…] ellos me dieron treinta años, yo me di diez.” Lo que también hace es indicarle un lugar en el que al fin podrá estar tranquilo porque todo lo que había hecho hasta ese momento siempre se había torcido a causa de los demás o lo demás, directamente o indirectamente.
Al mismo tiempo la historia de Tango es un símbolo de la situación social de la juventud en una Argentina agitada por aquellas épocas. Su historia está incluida en los ecos de las protestas estudiantiles. Dentro de esto una imagen que me ha gustado mucho es la de los conciertos de Tango. Al mismo tiempo que la gente va a ver a Tango, se hace un pretexto para ir reflejando a los demás contemplando a Tango. Es un paréntesis en sus vidas, un momento de verdad apartado de las mentiras que hay fuera de la sala.
Junto a la relación que tiene con Mariana se desarrolla la evolución del personaje de Tango, ella es testigo y referente de lo que le va pasando hasta el último paso de su vida, que es el que no tiene otro remedio que dar solo. Mariana es una joven estudiante universitaria de filosofía que procede de otro estrato social distinto al de Tango. Su familia es acomodada y si ella decide enfrentarse a la policía es por unos motivos no idénticos a los de Tango. Aunque quiere a Tango por lo que ella misma confiesa que es ser “la persona mas libre que conoce”, su compromiso es muy grande pero no completo. El límite lo marca Tango cuando le pregunta si tendría un hijo con un “negrito” como él. El silencio de Mariana marca el lugar en el que se queda del viaje.
tanguito metroElla es la última persona que termina por decepcionarle dentro de un universo de gente que renuncia a su humanidad en beneficio de la comodidad. Los universitarios, que poco a poco van renunciando a sus impulsos juveniles de protesta; el personaje de Sbaraglia que de estar intentando captar los momentos que pasan por su cámara para la eternidad acaba sometido al mundo de la publicidad por dinero; los policías dedicados al abuso de la autoridad y a la manipulación; los médicos que se dedican a destrozar a Tango buscando problemas físicos dónde hay problemas espirituales; el comisario (personaje de Ernesto Alterio) que no quiere otra cosa más que corromper a Tango convirtiéndolo en un chivato, porque para él esa es la realidad de la vida; los directivos musicales que están empeñados únicamente en conseguir dinero acosta de corromper el trabajo de Tango… Todo esto va completando un universo de traiciones.
Una de mis escenas favoritas es la del metro, el “subte”. Tango compadecido de un pobre vendedor ambulante que acaba de entrar en el vagón quiere revitalizar el hecho de vender amargado unos simples billeteros. tanguito apaleadoEntonces todo se transforma, el billetero deja de ser algo anodino para convertirse en una imagen de lo que puede unir a las personas intercambiando las cosas importantes que llevan dentro. La gente que viaja en el metro, que como suele ser habitual va cabizbaja y esquiva, se abre antes las peticiones de Tango y comienza a intercambiar cosas con él, entonces la humanidad que les queda sale a luz. Esto es hasta que ingenuamente Tango le propone intercambio también a unos nazis, el odio mismo personificado. Y el odio le da como intercambio una esvástica. Al arrojarla Tango con desprecio al suelo es empujado fuera del vagón al andén dónde junto a las paredes empapeladas con fotos promocionales suyas recibe la paliza. El amigo con el que compartía el viaje y toda la gente a la que ha despertado del letargo quedan prisioneros en el vagón que se marcha de la estación. Nuevamente Tango se enfrenta solo a su destino mientras que la gente que lo quiere no puede hacer nada por ayudarlo.
rabia de tanguitoLa última frustración de Tango es de las peores. La que llega detrás de una ilusión. Tango después salir de la cárcel es mal informado por el personaje de Sbaraglia que no se atreve a decirle que le han destrozado su canción para usarla como hit musical. Tango primeramente se alegra al creer que pese a estar en la cárcel su música, que es lo verdaderamente importante para él, sigue libre. Después de correr hacia la tienda de discos llega la ironía de tener que comprar su propio disco y comprobar que han arruinado su música deformándola para ser un éxito comercial con otras voces. Tango, lógicamente aquí enloquece, y comienza a golpear los “altoparlantes” del centro hasta que es detenido. Le han cerrado su última escapatoria. Esto es un presagio del final.
El mandala es otro de los centros del film. El legado de Ángel. Un lugar físico que en realidad, es un lugar del espíritu. El último recurso para no perderse como persona. Tanguito y MarianaKamchatka es otra película de Piñeyro que hace ya bastante tiempo que he visto pero en la que me parece que pasaba lo mismo. Los protagonistas encuentran un lugar irreductible en el que poder mantenerse. Un lugar del espíritu inviolable. De todas formas espero dentro de poco ver esa película de nuevo y así ya sabré si me tengo que desdecir de lo que estoy contando ahora.
Finalmente lo que queda son unos momentos de eternidad reflejados en la grabación de Pedro (Sbaraglia) que al final de la película se muestra en un flashback. Precisamente en esos momentos Pedro decía que lo que allí quedaba grabado quedaba para siempre. Y eso es lo que finalmente pasó. Unos momentos de eternidad frente a la desaparición final.
Desde luego una cosa es la historia real y otra el film. Por eso es una película y no un documental, no necesita decir las cosas literalmente o puede tomarse la licencia de decirlas alegóricamente en vez de literalmente. De lo poco que sé sobre el verdadero Tango quizás se ha obviado su relación con las drogas, o la muerte que se produjo al escaparse del psiquiátrico y ser arrollado por un tren. Estéticamente y emotivamente hay películas que me han gustado más, en cualquier caso ha sido muy interesante ver esta. Habrá que ir pensando en verla otra vez.
P.D.: Esta última es una foto del Tango de la vida real.


1 comentarios:

dariogalarza@hotmail.com dijo...

tango feroz es la mejor istoria argentina llevada al cine lejos la mejor pelicula arjentina. tengo 40 años y de todas las peliculas que vi en mi vida esta es y sera la unica que recuerde como si la ubiese visto eyer
y lecuento que la vi por ultima vez en 1993 o 94 ....

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante y siempre será bien recibida. Exprésala con el asentimiento o disentimiento que quieras dentro de los márgenes del respeto.
Los comentarios que tienen como única finalidad hacer spam (publicidad de otras páginas web) no serán admitidos.